domingo, 30 de enero de 2011

Juventud en el corazón

El contacto con las personas de la tercera de edad , por decirlo de alguna manera , es un aprendizaje continuo. Compartir momentos con estos amigos de mi mamá ( una de las más jóvenes del clan ) es realmente un placer. Siempre tienen un tema diferente , un comentario, o simplemente una sonrisa para regalarte cuando vas a visitarlos.
Se reúnen periódicamente en el club, cuyo nombre le hace honor a su entusiasmo : "Vivir".
Durante el invierno ,cada día de la semana tiene una actividad diferente, tejen, cantan, hacen gimnasia, yoga entre otras tantas cosas. Los lunes es el día social, ahí no solo toman una merienda compartida, sino que participan de varios juegos, como el rummy, el truco y el burako.
Como su inquietud no para solo yendo al club, realizan paseos que duran tres o cuatro dias, llevando su alegría por el interior del país.
Este año en particular , tuve la dicha de compartir casi un mes seguido con los integrantes de este club, y fueron sin dudas, compañeros indiscutibles en todas mis actividades. Hace un par de semanas , los acompañé a recorrer la Floresta disfrazados de Bomberos y otros de Policía. Tenían un nerviosismo y una ansiedad contagiosa. Se probaban los talles, se arreglaban los cascos,fotos con los bomberos , otras con los presos y haciendo mas bochinche que los chicos se subieron a los carros , prontos para la diversión.
El promedio de edad es de ochenta años , es indescriptible la juventud que tienen en sus corazones , los abrazos apretados, lo agradecidos que están porque nosotros, tan jóvenes para ellos, nos acercamos a sus actividades y participamos con la misma alegría.
Ayer le tocó a mamá, "presa"fue en el carro saludando a todo el balneario muerta de risa. Esta vez yo no me disfracé, pero los acompañé en el auto con las mellis, haciéndoles el aguante con la bocina a todo vapor.
Es un placer ver a mi madre compartir su vida con esta gente maravillosa, y un regalo de la vida sentirme querida por estos muchachos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siento el canto de la sirenas que dicen...